lunes, 10 de enero de 2011

Pues empezamos bien

El pasado 4 de enero tuvimos noche de parranda en la parcela con los amigotes, con carnes, alcoholes y cumpleaños felices.

A la mañana siguiente, lo de siempre: leves dolores de cabeza, cierto rechazo a la luz (a pesar de tantos meses de nublos), torpeza de movimientos... Otra de tantas.

Pero algo no encajaba, no era la sensación de siempre, la que desaparece con sopa, cervecita, jamón y un buen Ibuprofeno. Y menos cuando ya anocheciendo empezábamos a sentir ciertos hormigueos y el calorcillo frío que fluye hacia las extremidades como la energía de Goku en modo SuperGuerrero.

Saltan las alarmas cuando a la mañana siguiente, tras una noche de pérdida constante de líquidos transpirados por doquier, tenemos la cara tan congestionada que parece que un Pulpo haya pegado su ojete a nuestra cara y se aferrase con todas sus patas.

Se declara en estado de alarma cuando tras una rápida ronda telefónica y de messenger se confirman nuestras sospechas de que todos los asistentes al pasado encuentro, sin excepción, están pasando por lo mismo.

Tos infinita, mocos multicolores, sudor simiesco, dolor de cabeza constante, empanamiento (a pique de quedar rebozados), mesas rebosantes de botes, pastillas y sobres de nombres en la lengua de Mordor, frases sin sentido, noches siniestras.... así he estado hasta hoy. He sido el último en alcanzar la victoria sobre el enemigo (aunque aun percibo sus estertores).

Su puta madre.

10 comentarios:

  1. Pues tío, cuídate que me han dicho que hay gente que se ha muerto de eso... Mientras tanto date una dosis de batilla y brasero, que el cuerpo lo agradece.
    Cuando estés mejor, tengo pendiente juntarme contigo y saldar nuestros temitas, que ya es hora.
    Tú sílbame que ya voy!!!

    ResponderEliminar
  2. He llamado a PrintAlias para que me impriman un POST-IT de 3x3 metros RGB Amarillo pantone 45.
    En él me van a escribir:

    -------------------
    Llamar a Qualidades
    QUE YA TIENE TIEMPO
    -------------------

    ¿Y cómo está ya de hinchado el balón de Nivea?

    ResponderEliminar
  3. Jejejejejejejeje.
    Tus huevos ahí frijoles.
    Aunque, ya sabes, por muchas indigestiones, bicho malo nunca muere.
    Lo del pulpo me ha recordao al hombrecillo-moco verde del anuncio de antimucolítico.

    Supongo que habrás perdido algo de peso. No quiero imaginarme al chicote.

    En el post-it pon silbar a cualidades, que igual lo llamas y no lo pillas.

    ResponderEliminar
  4. Si el Chicote perdiera algo de peso se replegaría sobre sí mismo y el agujero negro nos comería a todos.

    Es como cuando Gruñón empezaba a gruñir, que a veces pronunciaba la palabra "cojones" en tonos tan graves que yo pensaba que le daría la vuelta a la escala musical y volvería al tono más agudo.

    Personas que se aproximan a los límites del universo, supongo.

    ResponderEliminar
  5. Los límites del Universo. ¿Y qué me dices de cualidades? Él es el límite del universo, de aquí pa cá na, de aquí pa allá, cualidades.

    ResponderEliminar
  6. Tantos años invertidos por Stephen Hawking por desentrañar los entresijos de la materia en el universo y vostoros los habéis explicado perfectamente en dos líneas. A eso se le llama optimizar el conocimiento.
    No escucháis su voz robótica cagándose en vuestros calostros???
    Pese a todo os quiero, mis queridos lumbreras.

    ResponderEliminar
  7. He de deciros, par de dos, que por primera vez, desde hace mucho, he vuelto a recordar, como si estuviera allí, las coñas ORIGINART vs ECOQUALITAS, con risas, mofas, chanzas y apariciones estelares de CUL en nuestra oficina.

    Ay, Ay, ...

    ResponderEliminar
  8. Yo particularmente añoro el quitarme los cascos para asomarme por la pantalla Hannspree y deleitarme con (y aportar) sutiles a la vez que absurdas reflexiones plagadas de pseudopalabrajas, cacofonías e imitaciones a tantos personajes que bien lo merecían ;)

    ResponderEliminar